Qué vas a encontrar en este artículo

  • Introducción
  • Eficacia de la ortoqueratología
  • Seguridad de la ortoqueratología
    • Miedos iniciales
    • Lo que avalan los estudios
    • Conclusiones

Introducción

Aunque el tratamiento de la miopía con ortoqueratología puede parecernos nuevo, lleva realizándose más de 15 años en la modalidad actual. El tratamiento consiste en la aplicación de unas lentes de contacto, llamadas CRT, por la noche mientras se duerme capaces de moldear la forma de la cornea para compensar la miopía, de tal manera que durante el día permite tener una excelente visión sin necesidad de gafas o lentes de contacto.

Esta técnica vuelve a tener un gran interés debido a su eficacia para controlar la miopía. Esto se debe a la miopización que provoca de la retina periférica, la cual controla el crecimiento axial y por tanto también la miopía. En futuros post explicaremos con detalle cómo es ese mecanismo de miopización periférica.

Eficacia de la ortoqueratología

Ya son muchos los estudios científicos que han demostrado su eficacia en el control de la miopía. Si hacemos una búsqueda en la base de datos PubMed con las palabras “orthokeratology and myopia control” encontramos ya 47 referencias a estudios sobre el tema. Los estudios más importantes ya publicados son los realizados por Dra. Pauline Cho y colaboradores en el año 2005, Dr. Takahiro Hiraoka y colaboradores en 2012 y el realizado en Clínicas Novovisión por el Dr. jacinto Santodomingo y el Dr. César Villa.

En todos ellos se demuestra que la ortoqueratología es eficaz para el control de la miopía, disminuyendo su crecimiento entre un 40% y 50% respecto a niños que corregían su miopía con gafas. En todos estos estudios los niños tenían edades comprendidas entre los 6 y los 12 años y con miopías de entre 1,50 y 4 dioptrías.

Pero la ortoqueratología no solo es eficaz controlando toda la miopía del paciente. Los últimos estudios de Pauline Cho y colaboradores, publicados en 2013, han demostrado que el uso de la ortoqueratología para corregir de forma parcial la miopía en pacientes con miopías muy elevadas, también realiza control sobre su crecimiento, de hasta un 63%.

Seguridad de la ortoqueratología

Miedos iniciales

Evidentemente una de las preocupaciones que tienen los padres es elegir el mejor tratamiento para sus hijos, no solo desde el punto de vista de la eficacia, sino también pensando que sea segura y no tenga efectos dañinos para los ojos de sus pequeños.

La ortoqueratología no es diferente al resto de las modalidades de lentes de contacto que hay a nuestra disposición para la corrección de la miopía en cuanto a riesgos y efectos adversos. Existen algunas reticencias debido a su uso nocturno y los cambios que provoca en la córnea durante la noche para que se pueda ver bien durante el día. Además, muchos padres preguntan por las posibles infecciones por el uso de estas lentes especiales.

Lo que avalan los estudios

Pues bien, los estudios realizados por la Dra. Amelia Nieto y colaboradores han demostrado que los cambios provocados en el epitelio y estroma corneal durante el uso de las lentes de ortoqueratología son reversibles al poco tiempo del cese de las lentes de contacto.

Por otro lado, la incidencia de queratitis microbianas en usuarios de lentes de ortoqueratología es de aproximadamente 0,9 de cada 1.000 usuarios, siendo muy extraño que ésta se produzca, como ocurre con otras modalidades de lentes de contacto. El principal motivo del desarrollo de estas infecciones es un mal cuidado de las lentes de contacto y el uso de agua del grifo para su limpieza (algo que debe ser recalcado por el especialista al paciente durante la explicación de las instrucciones de mantenimiento de las lentes).

Conclusiones

En resumen, se ha demostrado que la ortoqueratología es muy eficaz para controlar el crecimiento de la miopía en niños y adolescentes y que es una técnica segura para la salud ocular. Por tanto, se convierte en una técnica muy a tener en cuenta por los padres que se muestran preocupados por el aumento en la miopía de sus hijos.