El estrés es una reacción fisiológica que se produce ante situaciones desconocidas, amenazantes o de incertidumbre y que afecta seriamente a nuestra salud. Las partes del cuerpo a las que más afecta esta reacción suelen ser la cabeza, el corazón y la piel. Pero el estrés también repercute negativamente sobre nuestra visión. ¿Cómo lo hace?

Cuando atravesamos grandes crisis de estrés, podemos notar algunas molestias sobre nuestros ojos. Seguro, que alguna vez has notado la molestia producida por un temblor incontrolable en el párpado, se trata de un movimiento involuntario provocado por la señal que transmite nuestro sistema simpático al músculo que se encarga de elevar los párpados, el músculo de Muller.Suele tratarse de una molestia transitoria que no precisa de tratamiento oftalmológico por el breve tiempo en el que perdura.

Cuando estos periodos de estrés van acompañados de escasez de horas de sueño, es muy usual también presentar síntomas como pesadez en los párpados, una sensación de irritación en los ojos o pequeños puntos negros que aparecen y desaparecen de nuestra visión. Por ello, es muy recomendable, evitar situaciones de estrés, aprender a controlarlo y dormir las horas suficientes para garantizar el descanso y una buena salud de nuestros ojos.

Pérdida de visión transitoria

La maculopatía serosa central no es otra cosa que una inflamación de la mácula (parte central de la retina encargada de percibir los detalles) cuya causa principal suele ser el estrés. Los síntomas del desarrollo de esta maculopatía son la visión borrosa y la pérdida transitoria de visión.

Cuando la inflamación es mayor debido al sometimiento de un periodo de estrés permanente, puede producirse una amaurosis o pérdida súbita de la visión. Si bien no es un síntoma que deba alarmar demasiado puesto que se trata de un síntoma pasajero que desaparece en unos minutos, sí es un síntoma que merece la consideración del paciente que la padece y la revisión y tratamiento de un especialista en oftalmología. El oftalmólogo valorará la situación y determinará el tratamiento más adecuado para cada paciente.

OTRAS PATOLOGÍAS OCULARES QUE PUEDEN APARECER POR ESTRÉS