DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad)

Clínica Oftalmológica / Problemas Oculares / DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad)
DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad)2018-07-22T18:18:54+00:00

La DMAE afecta a más de 692.000 personas en España (1,5% de la población actual).

La Degeneración Macular Asociada a la Edad constituye en la actualidad la primera causa de ceguera por encima de los 50 años en los países desarrollados (su prevalencia aumenta con la edad). Es la responsable de más del 85% de casos de ceguera en España.

¿QUÉ ES LA DEGENERACIÓN MACULAR DMAE?

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es una enfermedad degenerativa que afecta principalmente a la mácula produciendo una pérdida de visión central.

Actualmente, es la causa más frecuente de ceguera irreversible en mayores de 65 años.

TIPOS DE DEGENERACIÓN MACULAR DMAE

Existen dos tipos de degeneración macular:

FACTORES DE RIESGO DE LA DEGENERACIÓN MACULAR DMAE

La edad representa el mayor factor de riesgo, sólo se produce en personas mayores, y el género, es más frecuente en mujeres.

El mayor consumo de tabaco y el alcohol suponen un mayor riesgo de sufrir DMAE. Esto se produce ya que el tabaco tiene un efecto cardiovascular adverso y acelera el envejecimiento de la retina. Además, junto al alcohol, producen daños irreparables e irreversibles en los fotorreceptores de la retina que no pueden regenerarse.

Los pacientes afectados por esta enfermedad suelen ser hipermétropes. Además, los iris con colores claros son más propensos a la DMAE ya que se asocia la aparición de la enfermedad con la deficiencia de melanina.

Otros factores de riesgo son la herencia de factores genéticos y la exposición a rayos ultravioletas. La exposición excesiva al sol resulta dañina para la retina sobre todo en niños, personas de avanzada edad y personas con el iris claro.

Si tienes más de 50 años, algún factor de riesgo o antecedente familiar de enfermedad macular, debe realizar un chequeo del fondo de ojo anualmente.

SÍNTOMAS DE LA DEGENERACIÓN MACULAR DMAE

Visión con degeneración macular

Visión con DMAE

El comienzo de la enfermedad suele ser imperceptible sobre todo si se sufre en un solo ojo. Una pérdida rápida de la visión central, líneas rectas que se aprecian distorsionadas, palabras borrosas y áreas oscuras en el centro de la visión suelen ser indicios claros del desarrollo de la enfermedad. Diversos estudios realizados en España han demostrado que los pacientes con DMAE suelen experimentar una mayor pérdida de agudeza visual al no recibir un tratamiento en los inicios de la enfermedad, por lo que estos datos demuestran que el diagnóstico precoz y la prevención son fundamentales en el desarrollo de esta enfermedad.

En el futuro, la prevalencia de la enfermedad aumentará como consecuencia principal del envejecimiento de la sociedad.

Aunque la situación hace unos años era alarmante, la creación de nuevas formas de tratamiento ha permitido que hoy en día existan varias opciones para su tratamiento.

Mácula normal

Actualmente la DMAE se clasifica en precoz, aquella en la que el paciente presenta drusas pequeñas ( pequeñas manchas amarillentas en la retina que se corresponden con alteraciones en el epitelio pigmentario de la retina , que es la capa más profunda de la retina).

Si sigue avanzando se clasifica en intermedia , donde las drusas son más grandes y avanzadas, en la que ya aparecen lesiones más graves como la membrana neovascular e incluso irreversibles como la atrofia macular.

degeneracion-macular

hemorragia en la mácula consecuencia de una DMAE húmeda

En el estadio precoz, el paciente puede permanecer asintomático. Conforme las drusas aumentan de tamaño puede aparecer una pérdida leve de la visión central, que puede ir aumentando hasta dificultar seriamente la vida cotidiana del paciente. Otro síntoma frecuente son las metamorfopsias, que consiste en la deformación de las líneas rectas, como por ejemplo las señalizaciones de una carretera o los marcos de cuadros y puertas.

¿SE PUEDE PREVENIR LA DEGENERACIÓN MACULAR DMAE?

Se recomienda dejar el tabaco y comer alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, como por ejemplo el pescado azul, y también un consumo adecuado de frutas y verduras frescas.

Los suplementos alimenticios con DHA, antioxidantes, luteína, vitaminas y minerales parecen beneficiosos , sobre todo en fases iniciales.

El paciente también puede realizar en su domicilio un sencillo test denominado rejilla de Amsler con el que puede vigilar cambios en la visión y la aparición de metamorfopsias:

  • Coloque la rejilla a 30 cm. de su cara.
  • Póngase gafas de lectura, si las utiliza.
  • Cúbrase uno de los ojos.
  • Mire fijamente al punto central de la rejilla o donde se cruzan las líneas diagonales.
  • Después, repita el proceso con el otro ojo.

Al realizar este test usted debe ver bien toda la rejilla. Si alguna zona aparece distorsionada – por ejemplo ondulada, turbia o blanquecina – mientras está mirando al punto del centro, debe solicitar una cita con el oftalmólogo para que le examine.

rejilla de Amsler: Macula sin problema de DMAE.

Rejilla de Amsler: Mácula afectada por DMAE

TRATAMIENTO DE LA DEGENERACIÓN MACULAR DMAE

La DMAE seca no tiene tratamiento específico eficaz, pero la administración de unos complejos antioxidantes consigue ralentizar la enfermedad.

La DMAE húmeda se controla con fármacos que se infiltran en el vítreo, el líquido interno del ojo.

Estos fármacos, llamados fármacos intravítreos antiangiogénicos tienen la función de paralizar el desarrollo de los vasos sanguíneos que aceleran el desarrollo de la enfermedad e, incluso, consiguen mejorar la agudeza visual de algunos pacientes.

saCuando ya aparece la membrana neovascular, el tratamiento principal son las inyecciones intravítreas de antiangiogénicos, que han permitido controlar y ralentizar la progresión de esta enfermedad. A día de hoy no hay ningún tratamiento que elimine la membrana neovascular una vez que se ha formado, pero sí que consiguen detenerla , mejorando la visión aproximadamente en el 40% de los pacientes debido a la mejoría del edema macular y la exudación asociada a la membrana.

Por ello la detección precoz es lo más importante en esta patología. Si tiene más de 50 años, algún factor de riesgo o antecedentes familiares de enfermedad macular debe realizarse fondos de ojo anuales.