Desprendimiento de Retina

Clínica Oftalmológica / Problemas Oculares / Desprendimiento de Retina
Desprendimiento de Retina2018-09-26T09:02:53+00:00

La retina es un tejido que recubre el interior del ojo, es semejante a un papel de celofán. Contiene las neuronas que transforman las imágenes en corrientes eléctricas que son enviadas al cerebro.

retina1

¿QUÉ ES EL DESPRENDIMIENTO DE RETINA?

El desprendimiento de retina es una enfermedad ocular ocasionada por la separación física entre la retina y el epitelio pigmentario al que en condiciones normales está adherida, acumulándose líquido en el espacio que queda entre ambos.

Como consecuencia, la retina queda sin riego sanguíneo en las capas más externas y se produce pérdida de visión dependiendo del área de retina afectada.

Se producen diferentes tipos de desprendimiento de retina, el más frecuente, comienza por una pequeña rotura por la que penetra el líquido intraocular y despega la retina de su ubicación.

desprendimiento de retina

Visión cuando se ha desprendido la retina en la zona izquierda-superior. La mancha negra se percibe en la zona contraria a la retina desprendida.

El desprendimiento de retina es un problema oftalmológico muy grave.

TIPOS QUE EXISTEN

El desprendimiento de retina puede ser de tres tipos dependiendo de la causa que lo provoque:

    • Desprendimiento de retina regmatógeno: este tipo de desprendimiento es el más usual, está causado por un desgarro o rotura que afecta a todas las capas de la retina. Suele presentarse en personas con miopía avanzada pues en ellas la retina es más delgada de lo habitual.
    • Desprendimiento traccional: la retina se desprende debido a la presión que ejerce el humor vítreo sobre ella. Los pacientes de diabéticos que sufren retinopatía diabética de tipo proliferativo están especialmente dispuestos a esta modalidad.
    • Desprendimiento exudativo: Se debe a la filtración de líquido por debajo de la retina, causado por otras enfermedades oculares, como tumores o anomalías de los vasos sanguíneos, entre otros.

FACTORES DE RIESGO

Las miopías de más de 5 dioptrías, aunque estén operadas, y algunos tipos de enfermedades oculares o algún traumatismo en el ojo pueden derivar en un desprendimiento de la retina.

SÍNTOMAS

El desprendimiento, que suele presentarse en forma de un defecto en el campo visual del paciente, muchas veces es percibido como la aparición de un telón negro.

También es usual la percepción de destellos luminosos inexistentes o la aparición repentina de pequeñas manchas oscuras, llamadas moscas volantes, que se mueven por el campo visual.

No todos los desprendimientos de retina presentan los mismos síntomas. Estos dependerán de la causa por la que se haya desarrollado el desprendimiento, el grado de afectación de la retina, el tiempo de evolución de la enfermedad, así como de la zona afectada.

Por ello, es recomendable asistir al oftalmólogo si sentimos alguno de estos síntomas para que éste, a través de la realización de un fondo de ojo, pueda valorar las causas, determinar un diagnóstico e indicar un tratamiento.

¿ SE PUEDE PREVENIR?


Todas las personas de riesgo deben realizarse un chequeo anual para revisar si hay alguna rotura en la periferia de la retina y cerrarla con láser.

Si se percibe un incremento de moscas volantes y visión de destellos, debe acudir con urgencia a su oftalmólogo porque puede tener una rotura en la retina periférica y se puede cerrar con una aplicación de láser en la consulta, evitando así que se desarrolle el desprendimiento de retina.

 TRATAMIENTO

El desprendimiento de retina es considerado por los oftalmólogos una patología de urgencia médica, por lo que debe de ser tratada sin demora.

Existen diversos tipos de tratamiento que el especialista valorará en función del estado de la rétina, del estado en el que se encuentre la enfermedad y de otros factores propios del paciente.

De forma previa a la aplicación del tratamiento, puede realizarse una vitrectomía o extracción del humor vítreo del interior del ojo para poder actuar con mayor facilidad sobre la retina posteriormente.

    • Fotocoagulación con láser: El láser actúa alrededor de la zona desprendida haciendo que cicatrice y sellen la retina al tejido al que va adherida normalmente, evitando así la infiltración del humor vítreo en la cavidad entre ambos y la extensión del desprendimiento.
    • Crioterapia: Se congela el tejido situado alrededor de la zona desgarrada, tras lo cual se produce un proceso de cicatrización que actúa de forma similar al del tratamiento de fotocoagulación con láser.
    • Retinopexia neumática: En este tratamiento, la retina cicatriza junto con el tejido al que debe estar adherida gracias a una burbuja de gas que se introduce en el interior del ojo que hace presión sobre la retina desprendida evitando así la extensión del desgarro.
    • Cierre esclerótico: Procedimiento quirúrgico mediante el cual se coloca un anillo alrededor de la capa más externa de la pared del ojo para mantener una presión externa sobre el globo ocular que impida la evolución del desprendimiento de retina.
    • Drenaje del líquido subretiniano: Consiste en la extracción del líquido acumulado por debajo del desprendimiento evitando así el favorecimiento de la expansión del desgarro. Esta técnica ofrece grandes garantías ya que facilita la curación del desprendimiento sin ningún tipo de secuelas.