Frenar la miopía en niños

Clínica Oftalmológica / Blog / Frenar la miopía en niños

Frenar la miopía en niños

2018-11-30T10:08:57+00:0026 de abril de 2018|

Cómo frenar miopía en niños

Se trata de un hecho científicamente probado a lo largo de los últimos 15 años, que debe transmitirse a los padres a tiempo para que eviten que sus hijos desarrollen más miopía.

Los resultados de un ensayo clínico realizado en la Clínica Oftalmológica Novovisión, junto con la Universidad Europea, y dirigido por César Villa se han comunicado este fin de semana en el Congreso Internacional de Optometría, Contactología  y Óptica Oftálmica, mostrando el crecimiento de miopía que tuvieron los niños tratados y los no tratados con el último tipo de tratamiento.

La miopía se desarrolla fundamentalmente en la infancia, normalmente en niños menores de 10 años, y progresa durante la adolescencia hasta los 18 años, pudiendo incluso, en las miopías mas altas, seguir aumentando hasta los 25. También hay algunos casos de miopías leves que no aparecen hasta pasada la adolescencia.

Frenar esta evolución y que las dioptrías no aumenten año tras año ha sido un objetivo de la investigación en todo el mundo, principalmente en países del sureste asiático, donde la proporción de miopes es mayor que en Europa.

Las investigaciones de la última década han demostrado la eficacia de varios tratamientos para detener la miopía en estas edades. Estos tratamientos no “quitan dioptrías”, sino que actúan  impidiendo que aumenten. Este es un logro muy importante y obviamente la eficacia de estos será máxima cuanto antes se lleven a cabo.

Fundamentalmente consisten en una combinación de lentillas especiales, tipo de vida, actividades de los niños y un colirio. Actualmente, existe también otro fármaco que hasta ahora está demostrada su eficacia,  pero  que aún no ha terminado su fase de ensayos clínicos.

Disminuir la velocidad de la progresión de la miopía en los niños es una cuestión de especial interés para los padres y para la comunidad científica, porque estamos ante una denominada “epidemia de miopía” hasta el punto de que en los próximos 30 años, en países Europeos y Estados a Unidos, 1 de cada 2 niños será miope y en algunos países del sureste asiático lo son ya el 90% de los niños.

Sin embargo, como todos los tratamientos nuevos, aunque su eficacia y ausencia de  efectos secundarios estén plenamente demostrados, pasan años hasta que los doctores se deciden a utilizarlo e implantarlo como tratamiento habitual. Esto es un problema debido a que en ese tiempo la miopía de los niños ha crecido de forma irreversible. Actualmente, apenas se está tratando este problema, por lo que es necesario que los  padres reciban información sobre estos tratamientos y puedan así mejorar la calidad de vida de sus hijos.

Publicaciones científicas de clínicas Novovisión

El mes pasado Antena 3 estuvo en la Clínica Novovisión entrevistando al profesor César Villa. El equipo de Novovisión es a nivel internacional el que más publicaciones científicas tiene sobre este tema y recomienda que todos los niños con antecedentes familiares de miopía, o que comiencen a tener alguna dioptría, se pongan en manos de un experto que les recomiende que tipo de tratamiento o análisis genético les conviene para que no les aumente su defecto refractivo.

También se ha demostrado que el sentimiento de los niños acerca de su apariencia y su participación en actividades, sobre todo deportivas, se deteriora cuando padecen miopía. La autopercepción de su apariencia física y sus actividades deportivas y sociales disminuyen, de manera que los niños menores de 12 años con miopía y gafas presentan peor calidad de vida. Esto se ha demostrado en tests científicamente diseñados.

Con esto no sólo frenamos el aumento de las dioptrías, también mejoramos la calidad de vida de los niños, como se ha demostrado en otro trabajo de investigación del equipo de Novovisión.

LOGRAMOS DETENER LA MIOPÍA EN LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES!!


Recientemente Novovisión ha sido noticia en el telediario por sus tratamientos para detener la Miopía.

En los últimos años Novovisión viene aplicado algunos tratamientos que la investigación científica ha demostrado que son eficaces para detener la miopía. Estos tratamientos no curan la miopía sino que están a encaminados a evitar que aparezca o que aumente, son tratamientos preventivos.

Novovisión se ha adelantado a otros equipos médicos porque ha dirigido muchas investigaciones sobre el tema. Actualmente la prevención de la miopía es un tema novedoso pero el equipo de Novovisón tiene 28 investigaciones publicadas en revistas científicas internacionales y cientos de niños se han beneficiado ya de estos tratamientos y han visto su miopía detenida. El equipo de novovisión lleva años liderando la investigación de la prevención de la miopía a nivel internacional.

¿Por qué se desarrolla la miopía?

La miopía es una enfermedad poligénica compleja, como lo es la diabetes tipo II, el Alzheimer y otras muchas. En todas ellas hay una base genética y una influencia del medio ambiente en el que viven los niños y las actividades que desarrollan. Una vez que la miopía comienza en un niño, surgen alteraciones bioquímicas en su retina que hacen que siga evolucionado hasta los 25 años aproximadamente.

Tipos de miopía en función de su desarrollo

Cuando hablamos de miopía, distinguimos entre:

  • Miopía baja y media: es aquella miopía que no llega a las 6 dioptrías.
    Este grupo de miopes ya tiene de por sí un riesgo mayor a padecer problemas en la retina, glaucoma e infecciones por lentillas.
  • Miopía alta, de 6 dioptrías en adelante: estas personas tienen un globo ocular deformado que multiplica los riesgos mencionados a lo largo de su vida, y muchas de estas personas llegan a perder casi toda la visión.

La mayor parte de los miopes comienzan a serlo en la infancia, antes de los 10 años, y sus dioptrías aumentan durante la adolescencia hasta los 18 años. Las miopías más altas, superiores a 6 dioptrías, comienzan también de niños y siguen aumentando hasta los 25 años e incluso más.

Hay algunos casos de miopías leves que no aparecen hasta pasada la adolescencia. También existen miopías muy agresivas, que se presentan desde el nacimiento y suelen formar parte de síndromes en los que además de miopía se padecen otros problemas.

Psicología del niño miope

Ultimamente se ha prestado mucha atención a la psicología de los niños miopes y se ha visto que el sentimiento que tienen acerca de su propia apariencia, así como su participación en actividades colectivas, sobre todo deportivas, están por debajo de la normal. Es decir el niño miope participa menos en algunas actividades y tiende mas a refugiarse en otras actividades individuales que requieren de la visión próxima como son los juegos electrónicos.

En este sentido, tanto la autopercepción de su apariencia física como el porcentaje de sus actividades deportivas y sociales disminuyen de tal manera que los niños menores de 12 años, con miopía y gafas, presentan peor calidad de vida en test científicamente diseñados, si bien este problema psicológico real no afecta por igual a todos los niños.

Así, se han visto diferencias en función de la edad, del sexo y de aquellos momentos en los que, llevar gafas, está más o menos aceptado.
Pese a todo ello, estos problemas podrían evitarse si se detecta a tiempo la predisposición a ser miope y se detiene la evolución de su miopía.

¿Qué puedo hacer para que no le aumenten las dioptrías a mi hijo?

Durante mucho tiempo, los profesionales no han dejado de escuchar cientos de veces, en sus consultas oftalmológicas, esta pregunta formulada por los padres, y hasta hace pocos años, la respuesta era siempre la misma: “Nada”.

Sin embargo, recientemente, dos importantes líneas de investigación han demostrado que SÍ PODEMOS HACER ALGO, que se puede frenar la miopía sin cirugía o, por lo menos, conseguir que evolucione menos de lo genéticamente establecido.

¿Por qué llegamos a tener mas o menos dioptrías de miopía?

La miopía está condicionada tanto por una base genética como por el estilo de vida que lleve el niño. De hecho, los hermanos gemelos tienen casi siempre las mismas dioptrías, ya que poseen la misma genética y además, por lo general, han vivido siempre juntos en el mismo ambiente.

En cambio, los hermanos no gemelos ya no comparten la misma miopía, de forma que es habitual que algunos de ellos sean miopes y otros no.
En este sentido, está claro que el conjunto de genes generan la predisposición a ser miope y los modos de vida facilitan o no que se desarrolle esa miopía.

Cuando se comienza a ser miope, empieza una especie de carrera de fondo, que los padres temen porque saben que tarda muchos años hasta que se detiene. En estos años lo que ocurre es que hay zonas en la retina que reciben imágenes desenfocadas y estos desenfoques desencadenan cambios bioquímicos, que son inhibidos o potenciados por los genes, debilitando el colágeno de la esclera, el esqueleto del ojo. La consecuencia de este debilitamiento es que el ojo crece más de lo normal y esto es la miopía.

Por tanto, es posible evitar que el niño desarrolle miopía si logramos evitar los desenfoques en las áreas más sensibles de la retina y los cambios bioquímicos.

Estamos viviendo una “epidemia de miopía”

Para los padres y para la comunidad científica, la posibilidad de disminuir el aumento de la miopía en los niños es una cuestión de especial relevancia, ya que en los últimos 40 años el porcentaje de miopes, en los países desarrollados, es prácticamente el doble.

Estamos ante la denominada “epidemia de miopía” y en los próximos 30 años, en los países europeos y en EEUU, uno de cada dos niños será miope.
Y en algunos países del sureste asiático, en la actualidad, 9 de cada 10 niños ya son miopes.

Fig: Crecimiento de la prevalencia de la miopía. El número que aparece en las barras son millones de personas miopes. Abajo, en abscisas es el año, y los % indican el porcentaje de miopes respecto al total de la población.

Tomado de: THE IMPACT OF MYOPIA AND HIGH MYOPIA Report of the Joint World Health Organization–Brien Holden Vision Institute Global Scientific Meeting on Myopia University of New South Wales, Sydney, Australia 16–18 March 2015.

Fig: Creciemiento de la prevalencia de la miopía patológica, -la de más de 6 Dioptrías- la que genera más enfermedades en los ojos. El número que aparece en las barras son millones de personas con más de 5 Dioptrías de miopía. Abajo, en abscisas es el año, y los % indican el porcentaje de personas con más de 5 dioptría respecto al total de la población.

Tomado de: THE IMPACT OF MYOPIA AND HIGH MYOPIA Report of the Joint World Health Organization–Brien Holden Vision Institute Global Scientific Meeting on Myopia University of New South Wales, Sydney, Australia 16–18 March 2015.

Frenar la evolución de la miopía, es decir, que las dioptrías no aumenten año tras año, ha sido un objetivo de la investigación oftalmológica fundamental en los últimos 15 años en lo que llevamos del siglo XXI, principalmente en países del sureste asiático, donde la proporción de miopes es mayor que en Europa.

Comprender, controlar y tratar la miopía es un objetivo de la Organización Mundial de la Salud, a través del proyecto Vision 2020.

Problemas derivados de la miopía

Según las estimaciones de la Global Burden of Disease, la miopía es la segunda causa de ceguera en el mundo. A nivel global, incluyendo países mas y menos desarrollados, es responsable del 23% de los casos de ceguera y del 53% de los casos de disminución moderada de visión o discapacidad visual.

La miopía, cuando supera las 6D, es sabido que genera complicaciones serias que pueden llevar en algunos casos a la ceguera.
Uno de cada tres personas con miopía alta, igual o mayor de 6 dioptrías, desarrolla de forma irreversible discapacidad visual o ceguera, como resultado de maculopatía miópica, de desprendimiento de retina o de glaucoma y en este orden de importancia.

Maculopatía miópica

Es la principal causa de pérdida de visión entre los miopes.

En el estudio del Blue Mountain la prevalencia de la maculopatía miópica en Australia se estimó que afectaba al 1,2% de la población, siendo algo mas elevada en mujeres y dependiente y proporcional a la edad.

El crecimiento actual de la miopía está afectando mas al grupo de altos miopes cuya prevalencia se está multiplicando por cinco y la morbilidad asociada debe crecer a ese ritmo también.

La pérdida de función visual en la maculopatía miópica está condicionada por la edad y también por la refracción y longitud del ojo. En personas menores de 42 años, más del 90% mantienen una agudeza visual superior a 1 pero en mayores de 70 años solo el 20% conservan agudeza visual superior a 0,5

La neovascularización se considera una complicación grave de los miopes y el riesgo de desarrollar padecerlo es proporcional al nº de dioptrías:

  • Miopes de 1-2 Dioptrías el riesgo aumenta x 2

  • Miopes de 3-4 Dioptrías el riesgo aumenta x 4
  • Miopes de 5-6 Dioptrías el riesgo aumenta x 9

Desprendimiento de retina

Es otra grave complicación de la miopía.

Más de la mitad de los desprendimientos regmatógenos se producen en ojos miopes y la incidencia de desprendimiento de retina, que en la población no miope es de 1/10.000 se multiplica por 10 en miopes de más de 3 dioptrías, y por 40 en miopes con más de 6 dioptrías. La pseudofaquia incrementa el riesgo de desprendimiento de retina sobretodo si se opera la catarata antes de los 50 años y si surgen problemas durante la operación.

Catarata

Se produce antes en los ojos miopes que en los no miopes y además la prevalencia es mayor en los miopes. En términos generales y para una determinada franja de edad, la prevalencia de catarata en los ojos con miopía alta es el triple que en los no miopes.

Glaucoma

El riesgo de padecer esta grave enfermedad es 2,5 veces mas frecuente en miopes que en no miopes.

Queratitis infecciosa

Es otra grave complicación, que padecen los miopes de forma indirecta, por el uso de lentes de contacto.

La padecen, cada año, 4 a 30 de cada 10.000 usuarios. Las personas que llegan a utilizar lentillas durante 40 años tienen un riesgo de padecer queratitis infecciosa de un 8%. Es un riesgo muy elevado que actualmente preocupa.

En función del tipo de germen y grado de afectación el resultado visual de una queratitis infecciosa puede ser bueno, o llegar a precisar de un trasplante de córnea e incluso perder la visión del ojo afectado.

Diagnóstico genético de la miopía

Se ha demostrado que los niños que tienen determinadas variantes genéticas corren mayor riesgo de ser miopes.

Conocer el perfil genético va a permitir instaurar precozmente las terapias antimiopía en estos casos y mejorar mas el pronóstico.

Pero el objetivo del análisis genético no es sólo prevenir la miopía patológica. Un trabajo científico ha demostrado que existe interacción entre el tiempo dedicado a la lectura y el crecimiento de la miopía, pero que ambos se correlacionan sólo en niños que tienen una determinada variante genética, mientras que en los niños que no tienen esa variante genética por mucho que el niño lea no va a desarrollar miopía.

La genética abre el camino a la medicina personalizada en la prevención de la miopía y permitirá:

  • Comenzar el tratamiento antes de que el niño haya empezado a ser miope. Esto es importante, porque las terapias con las que contamos son tanto mas eficaces, cuanto antes se instauren.

  • Individualizar el tratamiento: dado que sabemos la traducción proteica de los genes codificantes, en función de los genes alterados podremos establecer qué tipo de terapia le va resultar más eficaz a cada niño.

Investigación para prevenir la miopía

La investigación para prevenir la miopía se le llama también la “investigación del siglo XXI” porque en estos últimos años se ha potenciado mucho y ha comenzado a dar resultados.

Nos ha permitido generar miopía en animales jóvenes y esto ha sido muy importante para probar eficacia e inconvenientes de nuevos tratamientos.

En los próximos años, en función del panel genético del niño, podremos determinar mejor la magnitud de la miopía y la elección de tratamientos si bien las investigaciones de la última década ya han demostrado la eficacia de varios tratamientos para detener la miopía infantil.

El grupo de Novovisión, con 29 trabajos científicos internacionales de gran impacto es, a nivel mundial, uno de los grupos más reconocidos en esta línea de investigación.

Fig: Ratón con gafa de 30 D.

PUBLICACIONES CIENTÍFICAS Y PREMIOS RECIBIDOS EN NOVOVISIÓN POR NUESTRAS INVESTIGACIONES PARA PREVENIR LA MIOPÍA DE LOS NIÑOS

  • 2014. 2º Premio del 23 Congreso Internacional de Optometría, Contactología y Óptica Oftálmica. Madrid
Santodomingo-Rubido j; Villa-Collar C; Gilmartin B y Gutiérrez-Ortega A.R.
    El aumento en potencia positiva inducido por el uso de lentes de ortoqueratología en la córnea paracentral y periférica está asociado a una menor progresión de la miopía.
  • 2012. Premio a la mejor comunicación en e-póster. 22 Congreso internacional de Optometría, Contactología y Óptica Oftálmica.
    Cambios en la elevación en la curvatura anterior y posterior antes y después de ortoqueratología con diferentes lentes de contacto.
  • 2012. Premio a la mejor comunicación oral. 22 Congreso de Optometría, Contactología y Óptica Oftálmica.
González j; villa-collar.
    Análisis de una serie de marcadores en lagrima de usuarios de lentes de contacto hidrogel silicona vs terapia refractiva corneal.
  • 2010. 2º Premio Sociedad Española de Optometría en el 21º Congreso Internacional de Optometría, Contactología y Óptica Oftálmica. 
Queirós A; Villa-Collar C; González-Méijome JM; Jorge J y Gutiérrez-Ortega A.R.
    Influencia del tamaño pupilar en las aberraciones corneales después de cirugía refractiva y ortoqueratología.
  • 2010 Premio de la Sociedad Internacional de Optometría.
Queirós Pereira, Antonio, Villa Collar, César, González-Meijome, José Manuel, Gutiérrez Ramón.
    Influencia del tamaño pupilar en las aberraciones corneales después de cirugía refractiva y ortoqueratología.

El equipo de Novovisión es, a nivel internacional, el que más publicaciones científicas tiene sobre este tema y como máximo conocedor del tema recomienda que todos los niños, a partir de los tres años, se pongan en manos de un experto en prevención de miopía.

¿Qué hacen los tratamientos preventivos “antimiopía”?

Fundamentalmente anular los cambios bioquímicos vinculados al crecimiento exagerado del ojo.

¿En qué consisten estos tratamientos?

Hay cinco grupos de tratamientos diferentes:

  • El primero son fármacos: atropina y pirenzepina, que se aplican en forma de colirios.
  • El segundo es un suplemento alimenticio derivado del cacao, que dosis elevadas ha demostrado su eficacia.
  • La ortoqueratología, un tipo de lente de contacto que se utiliza mientras se duerme.
  • Lentes de contacto especiales con adicción periférica.
  • En último lugar varios fármacos que incrementan los niveles de dopamina. este grupo aún está en fase de investigación y no se debe pautar de forma generalizada.

Hay otra medida profiláctica muy importante es que los niños deben pasar más de dos horas diarias jugando en el exterior. Esta medida ha mostrado su eficacia en niños muy pequeños, pasados los 10 años es cuestionable.

¿Cuándo se deben aplicar estos tratamientos?

Lo ideal sería empezar antes de que se manifieste la miopía, pero eso aún no lo podemos hacer. Actualmente, lo fundamental es controlar al niño desde los 3 años, medir una serie de parámetros que son los precursores de la miopía, -a esto lo denominamos ETAPA I- y ante los primeros cambios en esos parámetros aplicar el tratamiento adecuado -ETAPA II-.

El problema es más acuciante si el niño tiene antecedentes familiares de miopía, sobre todo si comienza a tener alguna dioptría porque a partir de este instante, ya no estaría en fase de control, precisaría ya de tratamiento, estaría en una etapa II.

Al ser tratamientos preventivos, cuanto antes se apliquen, antes dejará de crecer la miopía y el número de dioptrías definitivo será menor.

¿Qué resultados se están obteniendo?

Cada tratamiento por separado reduce la miopía entre un 40 y un 70%. Este efecto es tanto mayor cuanto antes se inicie y si se combina más de un tratamiento.

Lo mas importante de estos nuevos tratamientos, “antimiopía” no es reducir la dependencia de las gafas, lo principal es que el número de dioptrías no llegue a 6 porque de esta forma evitaremos las complicaciones oculares de la miopía que, en ocasiones, son muy graves.

En Novovisión, tenemos cientos de niños y jóvenes con miopías que aumentaban varias veces al año y que, sin embargo, ahora llevan años detenidas

Actualmente, apenas se está tratando aún la miopía de los niños. Es necesario que los padres reciban información sobre estos tratamientos y pueda, así, mejorar la calidad de vida de sus hijos..

¿Hay nuevas investigaciones en marcha?

Sí, en Novovisión estamos inmersos ahora en el análisis genético de los niños para saber desde pequeñitos qué miopía van a desarrollar de mayores. Tardaremos dos años en tener los primeros resultados. La información genética junto a otros tres datos más, no genéticos, nos permitirá predecir la miopía final, es decir podremos saber cuántas dioptrías va a tener un niño pequeño, si no se le trata, con un error de un 25%. Va a ser muy difícil aumentar ese grado de predicción, pero llegar a eso sería un gran avance que permitiría tratar a los niños antes de que tuvieran signos de miopía.

CONCLUSIÓN

Como conclusión final, podemos afirmar que HOY SE PUEDE FRENAR LA MIOPÍA, SIN CIRUGÍA y EVITAR LAS COMPLICACIONES VISUALES PROPIAS DE LA ALTA MIOPÍA Y MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE LOS NIÑOS.

En Novovisión puedes confiar la evolución de la miopía de tu hijo a uno de los expertos que han desarrollado estos tratamientos a nivel internacional.

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.