10 Consejos para evitar Infecciones Oculares

Clínica Oftalmológica / Blog / 10 Consejos para evitar Infecciones Oculares

10 Consejos para evitar Infecciones Oculares

2018-06-14T07:56:48+00:0027 de marzo de 2018|

Las lentes de contacto son lentes de plástico, finas y curvadas, que se colocan directamente sobre la superficie del ojo para corregir defectos visuales como la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía y la presbicia, aunque también están especialmente indicadas para corregir o frenar la miopía en niños, para mejorar el rendimiento en deportistas, como una alternativa más en el tratamiento del glaucoma así como también con una finalidad terapéutica y cosmética.

Las lentes de contacto adquieren una especial relevancia en el marco de la disfunción visual. De acuerdo con la información proporcionada por la OMS,  “la discapacidad visual puede limitar a las personas en la realización de tareas cotidianas y afectar su calidad de vida, así como sus posibilidades de interacción con el mundo circundante”. Este dato es especialmente relevante, sobre todo si tenemos en cuenta que asimismo, según sus conclusiones, “en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual”.

Ahora bien, si no se siguen unas sencillas instrucciones para su correcto empleo, el riesgo de infecciones oculares aumenta considerablemente.

10 CONSEJOS PARA EVITAR INFECCIONES OCULARES POR EL USO INCORRECTO DE LAS LENTES DE CONTACTO

1. Antes de manipular las lentes de contacto debemos:

  • Lavarnos las manos concienzudamente.
  • Evitar jabones aceitosos o muy perfumados, cremas solares o hidratantes y quitaesmalte.
  • Si deseamos aplicarnos una crema hidratante en las manos, tendremos que esperar hasta después de haber colocado las lentes de contacto.
  • Enjuagar las manos.
  • Secarlas al aire o con una toalla que no suelte restos de tejido o pelusa.

 

2. Para la correcta colocación y retirada de las lentes de contacto:

  • Comprobar previamente que no están del revés ni dañadas.
  • No usar las uñas, sino la yema de los dedos. Así evitaremos dañarlas o romperlas.
  • Empezar siempre con el mismo ojo, ya sea el derecho o el izquierdo.
  • Enjuagar la lente con la solución de limpieza y colocarla en la punta del dedo índice.
  • Con el dedo medio, tirar del párpado inferior hacia abajo, levantar el párpado superior con la otra mano, mirar hacia arriba y colocar, suavemente, la lente en el ojo.
  • Retirar la mano del párpado superior para permitir que se cierre el ojo.
  • Parpadear un par de veces para que la lente se coloque en su lugar.
  • Para retirar las lentes, lavarse las manos de igual modo que para su colocación.
  • Mirando hacia arriba, tirar del párpado inferior hacia abajo y deslizar la lente hacia la parte blanca del ojo.
  • Sujetar la lente entre el dedo pulgar y el índice  y retirarla, con cuidado, del ojo.

 

3. Respecto al estuche de almacenamiento:

  • No debemos dejar nunca las lentes de contacto fuera de su estuche.
  • Debemos asegurarnos de que éste conserva solución estéril.
  • El estuche debe enjuagarse con una solución fresca y dejar secar al aire, incluida la tapa
  • El estuche debe renovarse periódicamente, como mínimo una vez cada tres meses.
  • Deben rechazarse estuches agrietados o en mal estado.

 

4. En cuanto a la solución estéril:

  • Seguir las indicaciones específicas de limpieza recomendadas por el profesional.
  • No llenar el estuche con solución hasta el mismo tope.
  • Vaciar por completo y llenar diariamente la solución estéril del estuche.
  • No reutilizar la solución ni transferirla de un estuche a otro.
  • Vigilar que la punta de la botella de solución no entre en contacto con cualquier superficie.
  • Mantener dicha botella correctamente cerrada.
  • No usar las lentes contenidas en el estuche tras un almacenamiento de 30 o más días sin desinfectar.
  • No utilizar nunca soluciones caducadas.

 

5. Precauciones con el agua:

  • No se pueden limpiar las lentes de contacto:
  • Con agua del grifo, ya que puede contener gérmenes que provoquen infecciones oculares.
  • Con saliva, puesto que ésta no es estéril.
  • Para bañarse en el agua del mar y en piscinas: se recomienda el uso de gafas protectoras o lentes desechables.
  • No ducharnos con ellas puestas.

 

6. Respetar el periodo de tiempo recomendado para cada tipo de lente de contacto y no dormir nunca con las lentes de contacto puestas, salvo que el profesional lo haya prescrito así, ya que la mayoría de las lentes no están diseñadas para ello.

 

7. Colocar las lentes antes de maquillarnos ya que los productos cosméticos pueden irritar los ojos.

 

8. No compartir nunca las lentes de contacto con otras personas.

 

9. Evitar el uso de las lentes de contacto en ambientes con mucho humo o polvo.

En el supuesto de sentir ya los ojos irritados no debemos frotas los ojos con las lentes puestas sino que lo más correcto es retirar las lentes y limpiarlas con una solución estéril antes de colocarlas de nuevo.

 

10. Ante cualquier síntoma de incomodidad, lagrimeo, sensibilidad a la luz excesiva, secreción, sensación de quemazón o de cuerpo extraño, enrojecimiento, irritación, inflamación, visión borrosa o dolor debemos retirar las lentes y acudir de inmediato al especialista, que es quien nos indicará las pautas más adecuadas para nuestro caso concreto.

 

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.