Prevención, el mejor tratamiento para la salud visual de los niños

Clínica Oftalmológica / Blog / Prevención, el mejor tratamiento para la salud visual de los niños

Prevención, el mejor tratamiento para la salud visual de los niños

2017-11-13T10:10:36+00:0007 de octubre de 2014|

Los ojos son para toda la vida, por ello hay que empezar a cuidarlos desde el mismo momento del nacimiento. Desde muy pequeños podemos desarrollar enfermedades o patologías oculares que debemos detectar a tiempo para preservar la salud visual de los niños y evitar consecuencias graves en un futuro.

Ojo vago

En niños de temprana edad, la patología ocular más común es la ambliopía, conocida comunmente como “ojo vago”. El ojo vago es un defecto que suele producirse por la diferencia entre la graduación de ambos ojos del niño. Normalmente se debe al desarrollo de una graduación de miopía, hipermetropía o astigmatismo mucho más elevada en un ojo que en el otro. Las células cerebrales encargadas de la visión, al no ser estimuladas dejan de desarrollarse y el cerebro empieza a recibir información visual del ojo que mejor ve, anulando la función del otro.

¿Cómo detectarlo?: es importante ver y controlar los siguientes síntomas que pueden ser signo del desarrollo del ojo vago:

– El niño se acerca mucho al ver la tele o dibujar

– Entorna los párpados al mirar

– Tuerce un ojo o, incluso, inclina ligeramente la cabeza

Es importante detectarlo a tiempo ya que puede producir la pérdida de agudeza visual en el ojo afectado y desencadenar en una pérdida de visión irreversible en ese ojo.

Tratamiento: el tratamiento más común para corregir la ambliopía es la corrección de la visión a través de gafas temporales. El oftalmólogo también puede optar por tapar temporalmente el ojo que ve correctamente para así estimular la visión del “ojo vago”.

Estrabismo

El estrabismo es una enfermedad que consiste en la falta de paralelismo entre ambos ojos.

¿Cómo detectarlo?: Normalmente suele ser bastante fácil detectarlo ya que se nota la desviación de uno de ellos con respecto al otro. En otras ocasiones, el estrabismo puede pasar desapercibido, por ello, es importante pasar revisiones oftalmológicas periódicas desde los primeros años del niño para prevenir o diagnosticar a tiempo este tipo de patologías oculares. El estrabismo puede derivar, además, si no es tratado a tiempo en ambliopía u ojo vago.

Tratamiento: el estrabismo puede ser corregido de muchas formas. Desde sistemas de corrección visual como las gafas cuando son niños, hasta toxina botulínica y cirugía cuando se ha alcanzado la edad adulta.

Defectos refractivos: miopía, hipermetropía y astigmatismo

Los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) suelen aparecer a partir del sexto año de edad y desarrollarse velozmente a partir de los 12 años y hasta los 20. Esto se debe al rápido crecimiento que experimenta la córnea en este periodo de desarrollo.

¿Cómo detectarlos?: a partir de los 12 años, los niños suelen expresar verbalmente su falta o mala calidad de visión. Además, el desarrollo de estos defectos suele desencadenar en una bajada de rendimiento escolar.

Tratamiento: El tratamiento para los defectos visuales suele ser gafas o lentillas, hasta alcanzar una edad adulta en la que el tratamiento definitivo lo ofrece la cirugía refractiva.

Clínicas Novovisión es pionera en el tratamiento para el control de la miopía a través de unas lentes especializadas llamadas lentes CRT. Estas lentes no sólo corrigen la visión de lejos del niño, si no que controlan la aparición de la miopía para que ésta no se desarrolle en la etapa de crecimiento.

El oftalmólogo pediátrico de Clínicas Novovisión Madrid, Jorge Torres, aconseja al menos una revisión oftalmológica al año para poder diagnosticar el problema a tiempo y prevenir patologías derivadas de otras enfermedades.

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.