Motilidad ocular y alteraciones visuales relacionadas con la misma

Clínica Oftalmológica / Blog / Motilidad ocular y alteraciones visuales relacionadas con la misma

Motilidad ocular y alteraciones visuales relacionadas con la misma

2019-01-11T11:36:09+00:0011 de enero de 2019|

Qué vas a encontrar en este artículo

  1. Qué es motilidad ocular
  2. Alteraciones relacionadas con la motilidad ocular
  3. Conclusiones

Qué es la Motilidad Ocular

Hablamos de motilidad ocular para referirnos a aquellos movimientos coordinados de los ojos que permiten a los mismos trabajar de forma conjunta. De esta manera, las imágenes recibidas por cada ojo se fusionan e interpretan en el cerebro como una imagen única y en tres dimensiones, lo que se conoce como visión binocular. Cuando los ojos no están correctamente alineados, las imágenes que perciben se separan y es el cerebro el que ajusta los movimientos de los ojos para unirlas, a fin de que mantenga la visión binocular y evitar, así, la diplopía o visión doble.

Sin embargo, el mantenimiento de la visión binocular requiere, en ocasiones, de un grandísimo esfuerzo.

Alteraciones relacionadas con la Motilidad Ocular

En términos generales, podemos destacar entre las alteraciones relacionadas con la motilidad ocular las siguientes:

  • Estrabismo o tropia:

    Se producen cuando existe una desviación ocular, es decir, los ojos están alineados en diferente dirección, de forma que se pierde el paralelismo y esta desviación es manifiesta.

    En cuanto al estrabismo infantil, podemos distinguir, asimismo, entre:

    Estrabismo infantil congénito:

    que es el que se presenta antes delos seis meses de vida del bebé, si bien en el recién nacido puede tratarse de un estrabismo funcional que remitiría antes de los seis meses de vida.

    Estrabismo infantil adquirido:

    que es el que se presenta una vez transcurridos los seis primeros meses de vida del niño.

    En ambos casos, resulta fundamental el diagnóstico precoz que permita abordar el diagnóstico y aplicar el tratamiento más adecuado antes los  7-8 años de edad para no agotar el tiempo de desarrollo visual completo del niño.

    Con ello, se trata de evitar que el estrabismo del niño desemboque en una ambliopía y/o en una ausencia definitiva de visión binocular, ya que el cerebro anula la imagen que percibe el ojo desviado y éste se convierte, así, en un ojo vago y deja de colaborar adecuadamente con el otro .

    Transcurrida esa edad, podría transformarse en un problema irreversible.

    Respecto al estrabismo en el adulto, puede deberse a diferentes causas como pueden ser, entre otras, alteraciones neurológicas, enfermedades del tiroides, miopía magna, traumatismos oculares, existencia de tumores, etc…
    El estrabismo en el adulto puede acarrear un problema  de visión doble si es de reciente aparición o de supresión del ojo desviado si es de larga evolución asociado o no a ambliopía

  • Foria:

    Se produce cuando la desviación ocular es latente, es decir, los ojos tienen tendencia a perder su correcta alineación.

    En aquellos casos en que la desviación es tan grande que el compensarla supone demasiado esfuerzo o bien la fusión de imágenes en una sola, en un intento por mantener la visión binocular resulta insuficiente, se habla de foria descompensada.

    Una foria descompensada puede producir síntomas, como por ejemplo cefalea, fatiga ocular e incluso visión borrosa o doble.

Conclusiones

Lo que resulta evidente es que cualquier problema de motilidad ocular no solo ocasiona un trastorno estético que redunda en la autoestima personal sino que, además, cuando se trata de un niño, puede afectar tanto a su potencial desarrollo como a su rendimiento escolar y en todo caso, ya sea niño o adulto, afecta a su calidad de visión

Por consiguiente, cualquier alteración de la motilidad ocular debe ser motivo de consulta con el especialista lo antes posible para obtener los mejores resultados.

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.