Desarrollo de la vista desde el nacimiento

Clínica Oftalmológica / Blog / Desarrollo de la vista desde el nacimiento

Desarrollo de la vista desde el nacimiento

2017-11-13T10:28:34+00:0017 de septiembre de 2011|

Desde el preciso momento en que un niño nace solemos preguntarnos, entre otras cosas, cuando será capaz de reconocernos.

Debemos saber que su desarrollo visual será muy rápido durante el primer año. Al principio verá todo borroso y será incapaz de enfocar la mirada más allá de aproximadamente 20-38 cm, ya que su cerebro no está aún preparado para procesar toda la información que recibe del exterior. Sin embargo podrá distinguir objetos grandes y caras de gente, aunque a veces los ojos no estén coordinados y pueda parecer bizco.En su primer mes de vida podrá distinguir el rostro de su madre del de un extraño y sus glándulas lacrimales comenzarán a funcionar.

Entre los 2 y 3 meses se mirará las manos y seguirá las luces, los objetos y las caras.

De los 4 a 5 meses sus ojos alcanzarán a ver en profundidad, si bien para ello tendrán que estar bien alineados a fin de desarrollar una visión binocular (funcionamiento conjunto de ambos ojos).

Sobre los 6 meses percibirá colores y contrastes y al alcanzar su primer año, su campo visual será el de un adulto.

Pero para que un niño crezca y se desarrolle de forma apropiada, es fundamental el mantenimiento de una óptima salud ocular y de ahí que cobre, especial relevancia, la detección temprana de cualquier tipo de problema visual que pueda interferir en ello.

En este sentido y de acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, habrá que consultar al especialista, sin importar la edad del niño, si concurre cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • -los ojos del niño se mueven con rapidez de lado a lado o de arriba abajo (nistagmo)
  • -siempre tiene los ojos llorosos
  • -sus ojos siempre son sensibles a la luz
  • -hay algún cambio en la apariencia normal de los ojos
  • -se distinguen partículas de color grisáceo blancuzco o amarillento en la pupila
  • -hay un enrojecimiento en uno o ambos ojos que no desaparece en varios días
  • -existencia de pus o legañas en los ojos continuamente
  • -los ojos parecen estar cruzados, mirando hacia afuera o no se enfocan juntos (estrabismo)
  • -el niño se frota uno o los dos ojos continuamente o inclina la cabeza con frecuencia
  • -uno o ambos párpados parecen estar caídos o bien los ojos están hinchados.

Conscientes de la importancia de todo ello, en Novovisión disponemos de un Gabinete de Oftalmología Pediátrica. No descuides la vista de aquellos a quienes más quieres. Ellos te lo agradecerán en cuanto crezcan.

Clínicas Novovisión

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.