DMAE Seca – Tratamiento de células madre para tratarla

Clínica Oftalmológica / Blog / DMAE Seca – Tratamiento de células madre para tratarla

DMAE Seca – Tratamiento de células madre para tratarla

2018-07-22T11:52:54+00:0020 de abril de 2018|

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es una enfermedad que provoca un deterioro progresivo de la mácula, que es la parte central de la retina responsable de la visión central y de los detalles.

Formas en que se puede mostrar la DMAE:

DMAE Húmeda

Afecta a un 20% de los pacientes pero es la más agresiva, pues ocasiona una disminución de la agudeza visual grave y rápida.

Se debe a la presencia de vasos sanguíneos anómalos que comienzan a crecer por debajo de la mácula y fugan fluido y  sangre, que se acumula y provoca el daño en los fotoreceptores.

Actualmente, existen tratamientos intravítreos encaminados a disminuir la proteína que estimula este proceso de neovascularizacion en la mácula, denominada “factor de crecimiento endotelial vascular” (VEGF).

Por consiguiente, estos medicamentos se califican como tratamientos anti-VEGF.

DMAE Seca

Mucho más frecuente que la anterior. Como respuesta al envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos de la mácula, se forman depósitos de proteínas grasosas amarillas o drusas, que se almacenan debajo de la retina, provocando tanto su deterioro como la muerte del epitelio pigmentario retiniano y de sus células fotorreceptoras (conos y bastones).

En este caso y tal y como manifiesta el Dr. Denis Jusufbegovic, profesor asistente de Oftalmología Clínica en Eugene y Marilyn Glick Eye Institute, en la Universidad de Indiana, “aparte de un régimen de multivitaminas, no hay terapias apropiadas para este tipo de degeneración macular”.

Por consiguiente, el Dr. Jusufbegovic aconseja a este tipo de pacientes ser cautelosos a la hora de valorar nuevos ensayos clínicos. Sobre todo porque no es tan sencillo la aprobación de una nueva medicación o tratamiento por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que es la agencia de gobierno encargada de regular la seguridad y efectividad de los medicamentos que se comercializan en EEUU.

De hecho, para cualquier producto farmaceútico  existe todo un protocolo compuesto pormúltiples ensayos clínicos en diferentes fases.

Fases de los ensayos clínicos

Así, en la Fase I, se prueba un nuevo medicamento o tratamiento por primera vez en un pequeño grupo de personas sanas para evaluar su seguridad, determinar un rango de dosis seguro y efectivo e identificar posibles efectos secundarios.

Aproximadamente el 70% pasa a la siguiente fase.

En la Fase II, se administra aun grupo más grande de personas para evaluar más a fondo su efectividad y seguridad.

Solo alrededor del 33% pasan a la Fase III, en la que ya se administra a grupos de personas enfermas para confirmar su efectividad, registrar los efectos secundarios, compararlo con los tratamientos en vigor y reunir información que permita una utilización segura de ese nuevo medicamento o tratamiento.

Una vez aprobado por la FDA pasaría, finalmente, a la Fase IV que proporciona información adicional como riesgos, efectos secundarios y uso óptimo una vez que el fármaco ya está comercializado.

En cualquier caso, el Dr. Jusufbegovic aconseja desconfiar de cualquier ensayo clínico que garantice con rotundidad unos resultados positivos y que exija de los participantes una suma importante de dinero, pues son fraudulentos.

Por su propia naturaleza, los ensayos clínicos nunca están exentos de incertidumbres y además, todo ensayo clínico legítimo cubre los costes médicos de sus participantes.

Sin embargo, mantiene la esperanza en que la medicina regenerativa pueda algún día restaurar la vista que se ha perdido como consecuencia de la Degeneración Macular, sobre todo en base a los trabajos de los investigadores  Mark Humayun, MD, Ph.D. y David Hinton, MD, que recibieron una subvención por parte del Instituto de Medicina Regenerativa de California para investigar un tratamiento con células madre conocido como CPBE-RPE1.

Este proyecto parte de la idea de que la muerte de las células fotorreceptoras de la retina (conos y bastones). Se produce por el fallo de las células que las nutren, que son las células epiteliales pigmentadas de la retina (RPE).

Los científicos han demostrado que las células del RPE se pueden regenerar a partir de células embrionarias humanas.

En ensayos anteriores,  las células del RPE se inyectaron directamente debajo de la retina, sin obtenerlos resultados deseados.

Sin embargo, la nueva técnica incrusta estas células en un andamiaje para mantenerlas en su lugar y solo entonces, se coloca en la parte posterior del ojo.

A la espera de los resultados de estos ensayos clínicos (CPBE-RPE1), el Dr. Jusufbegovic insta a los pacientes afectados por DMAE seca a que sigan un régimen de multivitaminas y mantengan un estilo de vida saludable, con una buena nutrición y ejercicio suficiente.

Finalmente, son especialmente significativas sus palabras al manifestar que: “Tengo muchas esperanzas de poder informar a mis pacientes sobre la existencia de una terapia basada en células madre para la DMAE en un futuro cercano”.

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.